Interview with Lawrence Sudlow (Amigos de la Tierra)

Entrevista con Lawrence Sudlow (Amigos de la Tierra)

“Cuando se habla de una transición ecológica también hay que hablar de una transición justa, no solo para los que tienen recursos”

Hay charlas perfectas para amenizar una tarde de confinamiento. Y contar con Lawrence Sudlow es garantía de tener una. Vinculado a los movimientos medioambientales desde principios de los 2000, Sudlow es el Secretario General del Grupo de Madrid de Amigos de la Tierra, unas de las ONGs más grandes del mundo, con presencia en 77 países.

Con Lawrence inauguramos nuestras #logictalks, entrevistas para dar voz a todos aquellos que están actuando ahora para lograr un planeta mejor.


- Casi 31 años ya en España, ¿por qué saliste de Manchester?


Como suele pasar, casualidades. Era joven y me puse a viajar; primero estuve en Edimburgo, donde conocí a muchos españoles. Hice muchos amigos, y en un momento determinado decidí venir. Era el año 1987 y se hablaba mucho de España por las olimpiadas de 1992. Mi ámbito, el de los medios, estaba cambiando mucho y muy rápido; era muy interesante. Me vine, estuve 3 años en Barcelona y después conocí Madrid, y ahí me quedé.


  • ¿En qué momento empezaste a vincularte a movimientos medioambientales?

También hubo una parte de casualidad. En la vida estamos tomando todo el rato decisiones. A veces aciertas, otras te equivocas y en otras simplemente estás en el lugar y momento adecuados. A mí siempre me ha interesado la comunicación y todo lo que le rodea. Y en 2005, durante una fiesta, una integrante de Amigos de la Tierra me preguntó si les podría ayudar. Me explicó su propósito y me sonaba, porque en Inglaterra Amigos de la Tierra es muy conocida.

Me dije: “Esto puede ser divertido”. Recuerdo que en los inicios había un equipo reducido de gente con un perfil muy técnico y las posibilidades eran limitadas. En estos 15 años Internet nos ha ayudado a mejorar la comunicación con nuestros socios.


  • ¿Cuál ha sido tu trayectoria en Amigos de la Tierra? ¿Cómo se organiza una ONG tan grande?

Durante ocho años como fui Secretario General a nivel de toda España y luego estuve cuatro años como Presidente europeo. Pero eso creo que fue porque hace falta dedicar algo de tiempo y yo podía. Y bueno, yo encantado (sonríe).

Ahora soy el Secretario General del Grupo de la Comunidad de Madrid y trabajo en el grupo de pilotaje para la diversidad a nivel europeo. Hay que tener en cuenta que Amigos de la Tierra está en 77 países en el mundo, 33 en Europa. En España estamos organizados por grupos que se encuentran en las comunidades autónomas, ya que así podemos incidir en diferentes niveles políticos, desde el local hasta el estatal.


  • ¿Cuáles son los principales focos de actuación del Amigos de la Tierra?

La principal diferencia entre nosotros y otros grupos ecologistas es que no solo pensamos en la naturaleza, sino también en la gente. No solo porque es parte de la solución, sino porque hay mucha gente desfavorecida: cuando se habla de una transición ecológica también hay que hablar de una transición justa, no solo para los que tienen recursos para permitírsela.

En Madrid trabajamos en diferentes áreas: clima y energía, alimentación y biodiversidad, recursos naturales y residuos (donde trabajamos en muchos municipios con proyectos de compostaje y también hemos lanzado la iniciativa alargascencia), movilidad, que en Madrid es muy potente, aunque hay mucho trabajo que hemos hecho que se ha reducido recientemente; justicia económica y colaboración internacional.


  • ¿Cuál es la principal dificultad que tiene una asociación como Amigos de la Tierra?

Lo fácil es decir el cambio climático, porque es el reto más grande que tenemos todos. Pero yo diría que nuestro principal reto es poder movilizar a las personas. Muchas veces nos quedamos a medio camino: la gente está de acuerdo con lo que intentamos, pero al final no actúa. Y tenemos que trabajar juntos para conseguirlo.


  • “Piensa global y actúa local”, ¿el verdadero cambio pasa por ahí?

Esta frase aparece en los años 70 y creo que tiene su origen en un miembro de Amigos de la Tierra. Somos una asociación de base, y pensamos que con lo que haces en tu propia casa ya puedes empezar a cambiar el mundo. Pero eso no es suficiente. Lo importante es que los hábitos e inquietudes que tenemos nos sirvan para influenciar a nuestro entorno. Hay que actuar individualmente y colectivamente. Solo así nuestras voces llegarán a las personas que, con sus decisiones, marcan nuestra manera de vivir.


  • A una persona que quiere contribuir a mejorar el planeta, ¿qué consejo le darías?

Antes de eso, hay que entender que no todo el mundo está en la situación. Hay quien tiene más capacidad para hacer cosas, pero hay gente que no la tiene. Por eso lo primero a tener en cuenta es que una verdadera sociedad que quiere cambiar las cosas tiene que ser inclusiva. Y los que podemos hacer algo, tenemos la obligación de encontrar lo mejor de cada persona y de qué manera puede ayudar aportando lo que pueda.


  • Últimamente se habla mucho del impacto positivo de la crisis del coronavirus en la naturaleza, ¿crees que esta crisis puede suponer un cambio de tendencia?

El coronavirus nos está poniendo a prueba y es un buen momento para reflexionar. Hemos variado nuestros hábitos, claro. Pero esto no es un cambio planificado. Yo creo que podríamos conseguir avances positivos para la naturaleza con planificación. Si queremos mejorar el aire de Madrid, debería ser algo consciente, no casualidades. Espero que ahora reflexionemos y nos demos cuenta de que debemos continuar así, pero de una forma consciente. Y también espero que la gente se dé cuenta de que sus decisiones cuentan.

0 comentarios 0

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios serán revisados antes de la publicación