Interview with Sam Bencheghib (Make A Change World)

Entrevista a Sam Bencheghib (Make A Change World)

Cómo luchar contra los plásticos de un solo uso corriendo 4.916 kilómetros a través de los Estados Unidos

Las carreras a pie se usan a menudo como metáforas de grandes desafíos. Y hay algunos que impresionan por su magnitud y su mensaje. La de Sam Bencheghib es una de esas. Este joven, que fundó Make A Change World con sus hermanos, ha estado corriendo sin parar a través de los Estados Unidos durante más de 6 meses para concienciar sobre la contaminación generada por el uso de plásticos de un solo uso. Más de 4.900 kilómetros y varios pares de zapatillas de plástico reciclado para una aventura épica.

Conectamos con Sam por videollamada. Está a las afueras de Nueva York, listo para contarnos la historia de su gran carrera. Así que: ¡preparados, listos, ya!

[Foto cortesía de Make A Change World - @blaynegretzky]

¿Cómo comenzó tu compromiso con el medio ambiente?

Crecí en Indonesia, en Bali. Era una isla hermosa, con hermosas playas y agua de mar azul cristalina. Pasé mucho tiempo en las playas, pero rápidamente empecé a ver mucho plástico acumulado. En un momento dado, era tan malo que no quería ir más a las playas. Cuando tenía 12 años y mi hermano Gary tenía 14, empezamos a limpiar las playas todos los fines de semana para tratar de hacer una diferencia. Muy pronto nos dimos cuenta de que las limpiezas de playas son increíbles, pero a la mañana siguiente la playa está sucia otra vez. Eso se debe a que gran parte de nuestro plástico viene desde los ríos. Así que empezamos a centrarnos en los ríos, en la educación, y en tratar de crear conciencia. Y así es como empezamos con este concepto de "Ninguna idea es lo suficientemente loca".

¿Cuál fue la primera "idea loca"?

En 2017 descendimos uno de los ríos más contaminados del mundo, el río Citarum (situado en Indonesia) en dos kayaks hechos con 300 botellas de plástico. Además, llevamos dos cámaras para filmarnos y publicar los videos en las redes sociales. De la noche a la mañana los vídeos se volvieron completamente virales: tuvimos millones de visitas en Facebook. Pensamos que iba a ser una pequeña campaña de sensibilización hecha por dos hermanos jóvenes, pero en realidad convencimos al presidente indonesio para que limpiara el río. Nos dijo delante de las cámaras que iba a contratar a 7.000 soldados para limpiar el río durante los próximos siete años. Eso nos mostró el potencial de estas ideas locas y el poder de las redes sociales.

¿Por qué has corrido mas de 4.500 km a través de los Estados Unidos?

Después de la expedición del Citarum, me gradué de la universidad y empecé a pensar en qué gran proyecto podría llamar la atención de la gente en los EE.UU. Así que se me ocurrió la idea de correr desde el Atlántico hasta el Pacífico con zapatillas hechas con botellas de plástico reciclado. Se trataba de unir los dos océanos en medio de América para crear el máximo impacto posible.


¿Cómo se prepara uno para atravesar los Estados Unidos corriendo?

Bueno, yo no era precisamente un corredor. En realidad nunca había corrido una maratón o medio maratón, pero realmente creía en el concepto. Tuve cinco meses para entrenar, para esforzarme cada día por correr al menos cinco kilómetros, solo para acostumbrar mi cuerpo al impacto y a la repetición. Cuidé mucho mi dieta y mi sueño. Además, hice mucha fisioterapia durante dos meses y medio, porque mi mayor preocupación eran las lesiones.

Además, hubo mucha planificación logística. Encontrar un vehículo, patrocinadores, cámaras. Y además, el principal propósito de esta carrera era concienciar, así que charlé con más de 10.000 personas en el camino. Organizar todas esas reuniones fue muy complicado. ¡Una pesadilla de planificación!

¿Cómo fue toda esa parte de conectar con la comunidad?

Ese era el gran objetivo. La prioridad eran los estudiantes porque realmente creo en el poder de la juventud. Para el año 2048 habrá más plástico en los mares que peces. Por eso, es importante hacer que estos jóvenes se den cuenta de que es un problema mucho más grande de lo que piensan. Si estás en Kansas, en el centro de los EE.UU., es muy difícil darse cuenta de que los ríos llevan tu plástico a los océanos.

Sobre los políticos... hablé con muchos de ellos. Desafortunadamente, me di cuenta rápidamente de que los lobbies y fabricantes de plástico son enormes fuentes de ingresos para los EE.UU. y también para ciertos Estados. Y debido a eso, muchos estados han prohibido a las ciudades y municipios prohibir los plásticos. Fue una triste constatación para mí, pero aún así intenté reunirme con tantos políticos como fuera posible para, con suerte, inspirarlos para que sean modelos de conducta para sus comunidades.


¿Cómo te ha cambiado esta aventura?

En una expedición como esta, cuando estás solo durante tanto tiempo, tienes muchos momentos para pensar. Estás llevando tu cuerpo a límites que nunca antes habías pensado. Me mostró cuanto potencial tiene el cuerpo humano. También me animó a seguir luchando contra el plástico, porque este país (los Estados Unidos) es uno de los más desarrollados del mundo, pero todavía está muy atrasado en lo que se refiere al plástico. Eso me anima más a seguir luchando.

Supongo que vivir en la carretera durante seis meses te enseña lo poco que necesitas para ser feliz. A veces no pude ducharme durante 15 días seguidos y me di cuenta de que no pasaba nada... Ese tipo de pequeño gesto te hace darte cuenta de que no necesitas mucho.


¿Cuál fue la parte más difícil?

En Flagstaff (Arizona), cuando me quedaban 800 kilómetros por recorrer. Mi pie izquierdo estaba muy hinchado, el tendón de Aquiles era tres veces más grande de lo normal. No podía correr, así que fuimos a ver a un médico. El médico me dijo que tenía que dejar de correr, pero yo sabía que no podía parar y retrasar el evento. Me tomé un día libre y luego me dieron palos de senderismo, y simplemente seguí con el dolor. En lugar de correr, caminé durante dos semanas, 12 horas al día.

El aspecto mental también es muy importante. Siempre estás extremadamente cansado pero tienes que correr un maratón todos los días.

¿Y el mejor?

El último día fue definitivamente increíble. Estaba rodeado de mis seres queridos, los patrocinadores... Cuando me faltaban 5 kilómetros, tenía a 70 personas corriendo conmigo, animándome. Fue la sensación más hermosa que he vivido. Me paré delante del océano durante 5 minutos sólo para darme cuenta: "Esto finalmente ha terminado".


¿Cómo es volver a la vida normal después de esta experiencia?

Es un final muy abrupto después de 6 meses de aventura. Definitivamente es agradable volver a la vida normal. Pero ahora si me siento en el sofá y no hago nada, siento que necesito hacer algo. Creo que tengo una muy buena ética de trabajo sobre cómo trabajar con concentración.

Por supuesto, se agradable relajarse y para poder trabajar en otras cosas. Ahora es un buen momento para reflexionar. Estoy pensando en qué podemos hacer para salir de esta crisis del coronavirus más fuertes y proteger nuestro planeta para las futuras generaciones.

[Foto cortesía de Make A Change World - Devin L’Amoreaux]

¿Tienes nuevos desafíos o ideas en mente?

En Make A Change World intentamos convertirnos en una empresa de medios de comunicación sostenible, utilizando nuestra pasión por el cine y compartir historias. Y ahora estamos trabajando en el documental de mi carrera.

También estamos muy presentes en Bali. Centrándonos en los ríos, hemos diseñado dos sistemas para interceptar el plástico en los ríos antes de que baje al mar. Estamos trabajando para tratar de replicar estas soluciones en tantos ríos como sea posible, colaborando con el gobierno local y otras organizaciones. Nuestro objetivo es proteger 100 ríos para finales de 2020, siendo la plataforma para la protección de los ríos. No sólo limpiando estos ríos, sino también recogiendo toda la basura para reciclarla. Y recolectando datos en vivo para que la gente rastree en línea cuánto plástico se está recogiendo en cada sistema.

¿Cuál puede ser el punto de partida para una solución al problema de la contaminación de los plásticos?

Esto es problema de todos. Realmente comienza con un primer paso, reducir el consumo de plástico de un solo uso, comprando una logic bottle, por ejemplo. Cada persona debería preguntarse cómo puede ser más sostenible a largo plazo. Pero también creo firmemente que los políticos son los que tienen que dar un paso adelante. Son los líderes de nuestras comunidades y pueden tener un impacto asombroso. Y, por supuesto, la educación: creo que el cambio climático debería ser un curso escolar, para concienciar a las nuevas generaciones.

Si estás interesado en saber más sobre Make A Change World, puedes visitar sus perfiles en Facebook o Instagram. 

También puedes ver nuestros productos aquí o seguir leyendo otras entrevistas y artículos aquí.

0 comentarios 0

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios serán revisados antes de la publicación