What effect has COVID-19 had on the ocean?

¿Qué efecto ha tenido la COVID-19 en el océano?

Somos conscientes de los efectos perjudiciales que el plástico, la pesca y los contaminantes tienen en nuestros océanos durante muchos años. Pero, ¿cuál es el efecto de una pandemia global?

Los principales efectos de la COVID-19 en el océano han sido la reducción de la pesca comercial, el transporte marítimo internacional y el turismo.

En relación a la pesca comercial, sus efectos incluyen la sobrepesca y el agotamiento de las fuentes, el daño al hábitat, la captura accidental de especies vulnerables y el descarte de vida marina no deseada. Además, se estima que el 10% de toda la contaminación plástica se debe a la pérdida de equipos de pesca. Por esto, la reducción de la pesca ha dado a la vida marina un respiro en todo el mundo y es de esperar que esto tenga un impacto positivo.


Si consideramos el cierre de la mayoría de los negocios comerciales, esto también ha significado una reducción del transporte marítimo internacional. Excluyendo la contribución a la contaminación atmosférica, los barcos causan ruido en el océano, vertidos de petróleo y la propagación de especies invasoras. El transporte marítimo internacional ha disminuido lentamente con una reducción del 5% anual. Sin embargo, debido a la pandemia, ¡este año se estima que la disminución es del 10%!

Por su parte, el turismo también tiene un gran impacto en la contaminación del agua. Los cruceros se desplazan a aguas internacionales para verter residuos no regulados (se estima que en 2014 se sobrepasaron los 3 mil millones de litros vertidos). Aunque este número sólo habrá aumentado desde entonces, la paralización de esta industria permite que este año se hayan vertido menos residuos en el océano.

Estas tres industrias tuvieron una parada o un paréntesis parcial en sus prácticas debido a la pandemia. Tal vez no notemos este alivio ahora mismo, pero unos pocos meses de no sobreexplotación, no propagación de especies invasoras, no derramamiento de petróleo, menos ruido y sin vertidos de desechos no regulados, habrán permitido a la vida marina recuperar parte de su antigua gloria.

Entre los aspectos positivos de esta situación están los debates que han surgido sobre el hecho de que el océano es un recurso sin explotar para la energía renovable. Esto incluye la captura de carbono, el apoyo a la existencia de la biodiversidad oceánica, la eliminación de residuos y la protección de las líneas costeras.

Sin embargo, algo que debemos tener en cuenta a raíz de la pandemia es el aumento del plástico de un solo uso. A medida que la propagación de COVID-19 aumentaba tan rápidamente, el mundo se lanzó a crear plástico de este tipo para tratar de reducir la propagación.

Ya se ha apuntado a que hay más máscaras flotantes desechables en el océano que medusas y es probable que esto aumente si no damos prioridad a una eliminación segura y sostenible.


También hay mayores responsabilidades a las que se enfrentan ahora las empresas y los fabricantes. Cuando el mundo se paró, los precios del petróleo se desplomaron. Esto significa que se ha vuelto más barato para las empresas producir productos con nuevo plástico que utilizar métodos más sostenibles, como el plástico reciclado.

Ahora bien, si como consumidores elegimos utilizar artículos reutilizables para limitar la exposición de los nuestros, es de esperar que los hábitos positivos continúen.

Las empresas deben considerar si sus valores ecológicos son más importantes que las ganancias financieras. Si mostramos que el reciclaje y la reutilización son una tendencia, es más probable que esto suceda.

La pandemia ha traído pros y contras de la contaminación del océano. Con menos actividad, la vida marina florecerá. A raíz de los debates sobre la posibilidad de producir más energía sostenible a partir de los recursos de los océanos, existe la posibilidad de reducir la contaminación no sólo para estos, sino a nivel general. Sin embargo, si no se da prioridad a la eliminación responsable del plástico virgen, el pico de producción podría ser perjudicial.

Continuando con iniciativas como la limpieza de playas, usando nuestras propias bolsas reutilizables, tiendas zero waste y actuando como consumidores responsables, tendremos un impacto para ayudar a cambiar la situación.

0 comentarios 0

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios serán revisados antes de la publicación